sábado, 16 de noviembre de 2013

El cuento de la semana: EN EL CIELO TAMBIÉN MATAN

Para el taller Relata-UIS es un orgullo presentar el trabajo de Iván Ariza Ruíz, integrante del taller quien recientemente ha obtenido el premio de novela en las Becas de creación literaria de la Gobernación de Santander. Como parte de su trabajo, publicamos un cuento publicado anteriormente en la antología Líneas de sombra, del taller Relata-UIS. Los dejo pues, con un cuento digno de leer y releer, especialmente por el tratamiento hecho a un tema que en su mayoría ha sido desatinado en el marco de la literatura nacional. 

EN EL CIELO TAMBIEN MATAN
 Por Iván Ruiz Ariza


Setenta y cinco metros más cerca del cielo. La asunción de María. 601, 602. ¡Uff que calor! No, la asunción de María no pudo haber sido tan lenta, menos tan tortuosa. 613. Ella iba con su sólo cuerpo inmaculado, yo con este negro féretro…
686,687. Además a ella le irían cantando un coro de Ángeles celestiales, yo voy con este tropel de mariachis que no cantan, solo sudan y se quejan…
703 peldaños, falta poco para el veinteavo piso, como pesa este cabestro que sostiene este féretro negrísimo. ¡Ay! María Santísima como pesa la muerte mientras uno vive. Y nosotros que venimos desde el subsuelo, desde menos cero, desde el estacionamiento...
826, falta poco,  poquísimo para llegar a la “suite” de este puto edificio tan elegante y con el ascensor dañado…
888, ¡que número de coincidencia! Para echarle al chance o la lotería. Siento que hemos llegado al cielo. ¡Uffff! ¿A quien se le ocurre a estas alturas de la vida, velar a un pariente en el propio apartamento? Si no fuera tan majestuoso este edificio pensaría que se trata de una familia pobre… ¡Pero no! Don Armando me dijo bien clarito que habían solicitado servicio de lujo tipo emperador, con servicio extra de mariachis y diez litros de sello azul. Eso si que es tener plata para derrocharle a la muerte. Deben ser unos pesados. “Traquetos” me imagino. ¡Hay! Descargo aquí mismo este cajón, sobre la alfombra persa de la entrada, con mucho cuidado para que no se vaya a astillar. Como pesa este ataúd, como pesa la muerte cuando uno la lleva a cuestas desde abajo, desde el fondo, desde la mismísima prehistoria personal.
Servicio emperador con ribetes y manijas de oro de dieciocho kilates. ¡Qué platal! Este hijo de madre ataúd se parece a la entrada de este apartamento, toda enchapada y en madera  fina. Creo que llegamos, he perdido la cuenta de los pisos, pero esta es la entrada mas elegante que he visto a lo largo de este tortuoso ascenso, donde las escaleras continúan solo al fondo del pasillo. Mejor timbro de una vez y le voy diciendo a estos mariachis que se preparen y vayan descargando la caja de whisky. ¡Bueno señores a lo que vinieron! Fino timbre este, debe ser de los caros, con musiquita de Chopin y todo. Señora muy buenos días, Funeraria el Sagrado Corazón de Jesús, me encargaron traer un servicio de lujo tipo emperador, con mariachis y servicio de licor. ¿Este era el apartamento del fallecido Adaníes Castaño? ¿Que no? Como que espere le pregunto a la patrona. ¿Luego no sabe si aquí hay un muerto? ¡Tráigame un vasito de agua por favor!
Ahora sale esta señora elegante a decirles a los mariachis que dizque el señor está cumpliendo años, que este es el octavo, que el muerto esta en el veinteavo, que porque no tocan, que tómense un traguito, que tales, que pascuales, que trucos, que bambucos... Señores no olviden que ustedes ya vienen contratados, tenemos que salir rápido de esto, hay un muerto esperando el servicio, somos una funeraria sería, además don Armando…. (Felicidades, felicidades…)
Bueno, será esperar a que echen la tocadita mientras me tomo este vaso. Yo pedí de agua, tal vez se equivocaron por lo del festejo y me han traído un doble; ¡ah! es scotch y supo a gloria. ¿Me da otro mientras cantan? Es que como la señora dijo que la suite es más arriba, así recobro alientos para lo que falta. Muchachos toquen las mañanitas. ¡Uff! Aquí adentro que bien se siente, muebles en tafetán, cortinas en muselina, cubiertos de plata, que apartamentazo. No me lo creerían ni mis compañeros de la facultad de decoración de interiores, esto es puro  Feng chui. ¡Canten, canten señores mientras me tomo el tercero y nos vamos! Se justifica esta paradita de camino al cielo raso. Que duro es ascender al cielo. La virgencita no tomaba, me imagino que era abstemia. De pronto uno que otro vinito. En cambio uno sin necesidad de ser santo, se sufre pero se goza. Lo bueno de ser humano, de ser mortal.
Bueno aquí vamos, 889, 891… Muchachos esa platica de la serenata no nos cayó mal. 895, 897, como pesa este aparejo, tuvieron que pedir féretro de la mejor madera con ribetes de oro incluidos. 904. La suite queda  dizque en el penthouse, en el piso veintiocho, uff, que calor hace. 963, se cayó el del bandoleón, debieron ser por los whisky’s que nos tomamos en el octavo. Es que cargar madera a cuestas en estas escaleras es muy duro. 995, estos mariachis abusivos se vienen tomando una de sello azul, habrá que descontarla y decirle a don Armando que se partió en la subida. Señores, por lo menos alcáncenme un traguito para amortiguar la subida. Uy, tal vez eran contrabandistas los del octavo. Si eso era así, entonces los del penthouse si tienen que ser narcos como pensó don Armando. Si el octavo era un olimpo, el pent house tiene que ser el cielo. 1002,1003... La semana pasada fue el político ese que tenía nexos con los paramilitares. Tocó caminar con el cajón dieciséis kilómetros por camino de herradura antes de llegar a esa hacienda con capilla, con mausoleo y hasta zoológico incluido. 1133, pero no, nada como esto, es la subida al mismísimo calvario.
Se acabó la de sello azul y mi garganta reseca pide que pare o que me tome otro etílico como manda el reglamento. Sudo copiosamente, mejor dicho, a chorros. 1250 escalones, ya no siento las piernas. Sin que me diera cuenta estos estúpidos mariachis ya se han destapado otra botella. Que baje el del violín y que los del octavo se la repongan. Al fin y al cabo por culpa de ellos es que estamos tomando. Si los deudos del pent house revisan las cajas de licor, vamos a tener verdaderos problemas.
1393, ciento veinticinco metros mas cerca del cielo, más los dos mil seiscientos cuarenta de esta fría capital sobre el nivel del mar, equivalen a las primeras nubes de las regiones celestes. ¿Cuánto se echaría la santísima virgen en ascender al cielo?
1492, por ir contando escalones ya no se qué piso es este. Mientras uno va subiendo al cielo tiene que ir sufriendo los rigores de la vida elegida. Yo elegí ser embalsamador de cuerpos y aquí voy como emisario de la muerte. Que sería de mí sin la muerte, que sería de mi familia sin el sustento que nos procura la muerte. ¡Ah bendita muerte! Como pesa esta muerte cuando aún vivimos…
1538. Ya veo sobre el cenit una fina claridad que anuncia nuestra llegada al cielo. Mi pecho convulsiona y mis piernas sienten recuperar esa paz que propicia toda llegada a cualquier destino, con más razón al cielo, al cielo  raso bendito de este encumbrado edificio. En este interminable y extenuante ascenso a través de este túnel del tiempo nos hemos sabido terminar tres botellas de whisky. El coro de hombres que me acompaña posa como una hueste de ángeles exhaustos después de una batalla contra una legión del infierno. Sólo que vienen en chamarras negras y sombrero ancho. Como el ataúd con que he coronado mi ascenso, tienen también ribetes áureos en su ropa. Casi todos estos bigotudos al igual que yo, traen la expectativa de la paga a expensas de un muerto. Como los sicarios del político de la semana pasada que según los titulares de la prensa, quedaron ricos con la paga recibida por pasarlo a mejor vida. 1810, por fin la llegada a este gran pasillo trae consigo un profundo resplandor celestial que me anuncia la salida del túnel de mis esfuerzos. Es como volver a nacer mientras alguien apenas se esta muriendo. Adaníes muere para que yo viva, para que yo me procure el santo alimento. Adaníes muere, los mariachis cantan. Es la simbiosis de la vida y la muerte. El muerto alimenta la vida que no se detiene en su feroz carrera hacia la muerte…
1819. Ya estamos aquí, luego de mil ochocientos diecinueve escalones, a unos ciento ochenta y ocho metros, conviviendo con las nubes pero aún adheridos a todo ejercicio terrenal, ascendimos en busca de nuestra dignidad laboral y la fortuna de nuestros jefes. Yo creo que la virgen María quizá nunca supo que también ascendía, no sólo en busca de su dignidad personal sino también de la fortuna de la iglesia. Vinimos a cantar la partida de Adaníes el rico, y la llegada de nuestra hermana la muerte que de cuando en cuando suele visitarnos. Por eso este coro viene de negro para cantarle a la muerte, no al muerto que ya está muerto.
Llegamos, por  fin el cielo. Una puerta de oro se abre, y el resplandor del pent house deja entrever algunas efigies traslucidas. Estamos a contraluz y por eso no vimos que se trata de hombres equipados con armas de largo alcance. ¿Armas de largo alcance en el cielo? Don Armando y yo teníamos razón, no podían ser sino: ¡narcotraficantes!
Salen, nos apuntan y nos insultan con palabras soeces. Yo sólo atino a preguntar si aquí es donde vivía el difunto A-DA-NÍ-ES  CAS-TA-ÑO,  que vengo en nombre de la funeraria del Sagrado Corazón de Jesús a traer el servicio fúnebre de lujo tipo emperador con servicio extra de mariachis y… si- siete botellas de sello azul, el cual fue cancelado en su totalidad desde el día de ayer. ¡Que si me regalan un vaso de agua! En ese momento, desde el hall sale el grito desgarrador de una señora que unos momentos antes hablaba por teléfono y ahora se desmaya, preciso cuando los mariachis se preparaban a cantar como para bajarle de tono al antipático recibimiento.
Mil ochocientos diecinueve escalones, ciento ochenta y ocho metros, mas los dos mil seiscientos cuarenta metros de altura sobre el nivel del mar de esta fría ciudad, ahora… ¡Más cerca de la muerte! Pienso que ascendimos 1819 escalones con nuestro propio féretro a cuestas, mientras que un hombre que me ha empezado a apuntar con un fusil en mi garganta me increpa amenazante, estrepitoso, acelerado, mil preguntas a la vez que no se cómo responder: “-El patrón acaba de morir asesinado, ¿quién carajos ordenó este funeral?”




IVAN RUIZ ARIZA.
Bucaramanga, 1.968. Abogado de la Universidad Santo Tomás. Ha cursado estudios en Diplomado de Literatura Contemporánea en la ciudad de Bucaramanga a instancias de la Universidad Industrial de Santander y el instituto Municipal de Cultura de Bucaramanga en el año 2.000. Primer Puesto en el Concurso Bicentenario de Novela Gobernación de Santander-Universidad Autónoma de Bucaramanga 2013. Segundo Puesto del Concurso Bicentenario de Novela Gobernación de Santander-Sic Editorial, con la obra  “El Secreto de los Monjes Capuchinos”, año 2010. Su primera publicación fue hecha en el año 1.994, en el marco del concurso nacional de cuentos para autores inéditos “FUTACISCO”, Cali, con el cuento “La tierra de la felicidad”. Otras publicaciones de poesía fueron hechas en el marco de las convocatorias nacionales de poetas “Que no calle el cantor”, el Socorro, Santander 1.997 y año 2.000. Su primera obra de cuentos “El Mastín y otros Relatos”, es una saga de ocho cuentos negros sobre la violencia en Colombia. Ha sido publicado en la antología de cuentos “Líneas de Sombra” del Taller de literatura Renata UIS en el año 2010; en la Antología Nacional de cuento Renata III, “Suenan Voces” editado por silaba editores con auspicio del Ministerio de Cultura. Año 2010, y en la Antología de cuentos Relata V y “Las maneras del Abismo” editado por la Universidad Industrial de Santander. Año 2011.


miércoles, 31 de julio de 2013

El cuento de la semana

En esta ocasión el taller de cuento RELATA-UIS tiene la grata obligación de presentar y publicar dos cuentos pertenecientes a integrantes del taller. La razón de esta "obligación" está en que ambos autores recibieron un reconocimiento importante en dos diferentes concursos literarios. Sus cuentos forman parte de lo que se ha llamado la minificción (ese aparente subgénero del cuento), tema que se trabajó en la primera parte del taller RELATA-UIS de este año. Para ellos dos felicitaciones porque como dijo un amigo hace poco, lo mejor de los concursos literarios es que quedes de segundo. A todos los Relatos, incluyendo a los dos autores ganadores, los dejo con la obligación de más lectura y más trabajo.  



FEA
Pablo Antonio Rangel Díaz
Le dijo las palabras más hermosas que ella hubiera podido escuchar jamás; le estaba mintiendo.


Pablo Antonio Rangel Díaz:  
nace en la ciudad de Bucaramanga en el año 1964. Es el penúltimo de diez hermanos. Actualmente está casado con Beatriz Elena Lara, de cuya unión nace Andrea Catherine y pablo Cesar.
Cursó estudios tecnológicos (pecuaria) en la modalidad a distancia de la universidad industrial de Santander, y realizó posteriormente el ciclo profesional como médico veterinario y zootecnista en el instituto universitario de la paz (UNIPAZ) en Barrancabermeja. El  gusto por la escritura lo desarrolló desde temprana edad escribiendo cuentos en las paginas sobrantes de los cuadernos  del colegio (especialmente el de matemáticas) hojas sin vida que terminaron taponando las cloacas de las alcantarillas de la casa. Desde aquel entonces a hoy, todos sus escritos  no han conocido destino distinto. Pertenece al Taller de cuento Relata-UIS desde el año 2013. 

PUNTO
José Daniel Fonseca

Sus días no volvieron a ser los mismos desde que lo conoció; fue en un modesto evento donde estaba el gran escritor. Jaime, joven estudiante de literatura, lo interceptó cuando salía y le habló de lo que pudo; de los vibrantes cuentos leídos. El escritor le dijo que siguiera en contacto por Internet y se fue apresurado. Meses después, Jaime solicitó su amistad en Facebook y éste lo aceptó. Revisaba a diario sus publicaciones y sus comentarios. Una tarde, animado por su inocencia, le escribió una carta de cinco páginas, con notas al pie y palabras rebuscadas. Al cabo de un día no hubo respuesta. Pasada una semana tampoco. Cuando Jaime empezaba a perder la esperanza, el escritor revisó el mensaje y quedó en ‘visto’ a las dos y treinta y cuatro de la mañana. Cuarenta minutos después, Jaime encontró una respuesta: era un punto; redondo, negro e irrepetible.


José Daniel Fonseca:
Nació en Bucaramanga. Es estudiante de sexto semestre de derecho de la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga, investigador en estudios interdisciplinarios del derecho. Coordinador del semillero 'Alterius' de estudios filosófico-jurídicos. Ha sido ponente en diversos eventos a nivel local y nacional sobre temáticas de filosofía y sociología del derecho. En 2012 fue publicada una investigación jurídica, que lo incluye dentro de sus autores, en la revista “Diálogos de Derecho y Política” de la Universidad de Antioquia. Ha publicado cuentos y textos en el diario El Espectador, la Revista Apalabrar y el periódico Íkaro de la Universidad Santo Tomás. Desde el 2013 pertenece al Taller de cuento Relata-UIS, adscrito al Ministerio de Cultura y la Universidad Industrial de Santander. 


jueves, 18 de julio de 2013

Escritores invitados al Taller de escritura creativa Relata-UIS en el 2013

A lo largo de este 2013 el taller de cuento y escritura creativa Relata-UIS ha recibido la visita de cuatro escritores de talla y reconocimiento nacional. De cada uno de ellos hemos aprendido diferentes aspectos del cuento, la literatura y el difícil camino de la escritura, por esto mismo dejamos a disposición de los visitantes al blog de Relata-UIS un pequeño archivo fotográfico de estas visitas así como enlaces donde se podrá leer parte de la obra de estos escritores. Para ellos gratitud y un abrazo enorme desde Bucaramanga.


Oscar Estévez Lizarazo:
EL SOPOR DE LAS HOJAS QUE TIEMBLAN (poesía, 2002)
OJO VACÍO (poesía, 2010) http://cultural.uis.edu.co/files/libro%20ojo%20vacio%20VOL%202.pdf
VIENTO DESBOCADO (poesía, 2013) http://cultural.uis.edu.co/files/oscar%20estevez%20cs4.pdf




























Ricardo Abdahallah:
NOCHE DE QUEMA (cuento, 2002) y LICANTROPÍA (novela, 2002) http://www.ellibrototal.com/ltotal/?t=1&d=649,751,1,1,649
LAS EXTRAÑAS CIRCUNSTANCIAS QUE RODEARON LA VIDA DE WILLIAM CRUZ
(cuento, 2010) http://cultural.uis.edu.co/files/LAS%20EXTRANAS%20CIRCUNSTANCIAS.pdf





John Freddy Galindo Cordóba: 
VENTANAS DE OTROS DÍAS (poesía, 2007) 
KARAOKE DEMON (poesía, 2010) 
L (poesía, 2011) 





José Zuleta Ortíz:
LAS ALAS DEL SÚBDITO (poesia, 2002)
MÚSICA PARA DESPLAZADOS (poesía, 2003)
LA LÍNEA DE MENTA (poesía, 2005)
MIRAR OTRO MAR (poesía, 2006)
LAS MANOS DE LA NOCHE (poesía, 2007)
EMPRENDER LA NOCHE (poesía -antología-, 2008) http://jozulor-emprender.blogspot.com/
LA SONRISA TRUCADA (cuento, 2008)
TODOS SOMO AMIGOS DE LO AJENO (cuento, 2010)





Luis Darío Bernal Pinilla
CATALINO BOCACHINA (novela, 1979 y reeditado por Alfagura en 1995)
CORALITO (novela, 1990)
FORTUNATO (novela, 1994)
KATAPLUM PLAM PLUFF (novela, 2002)
CARNAVALITO (poesía, 2010)





Fabián Mauricio Martínez
UNA CIUDAD LLAMADA BUCARANADA (cuento, 2010)
ME LLAMO JOSÉ ANTONIO GALÁN (novela histórica, 2011) 



Íos Fernández
EL SIGUIENTE POR FAVOR (cuento, 2012)



Juan Carlos Moyano
CUANDO LAS MARIONETAS HABLARON (teatro, 1975)
EL PROFESOR PROMETEO (teatro, 1976)
SIMBIOSIS (teatro, 1985)
MAYAKOVSKI, POEMA TRÁGICO PARA CIRCO Y TEATRO (teatro, 1986)
RUMIPAMBA, EPOPEYA FANTÁSTICA DEL VALLE DE ATRIZ (teatro, 1987)
LA TEMPESTAD (teatro, 1988)
MEMORIA Y OLVIDO DE ÚRSULA IGUARÁN (teatro, 1991)
LA BRUJA O EL SUEÑO DE LAS TORMENTAS (teatro, 1993)
SEXUS (teatro, 1995)
LOS DEMONIOS (teatro, 1997)
LA NUEVA PREHISTORIA (teatro, 1998)
EL NOMBRE DEL MUNDO ES BOSQUE (teatro, 1999)
LA HISTORIA DE UN CABALLO QUE ERA BIEN BONITO (teatro, 2003)
ARTE DE LABRANZA (teatro y ensayo, 2013)



domingo, 12 de mayo de 2013

Oscar Estévez Lizarazo

Oscar Estévez Lizarazo (Bucaramanga, 1978)
Autor de los libros de poesía El sopor de las hojas que tiemblan (Sic Editorial, 2002), Ojo vacío (Ediciones UIS, 2010) y Viento desbocado (Ediciones UIS, 2013). Perteneció al Taller de Litertura Umpalá. Ganador del concurso nacional de poesía Si los leones pudieran hablar, Casa de Poesía Silva, 2008. Ganador del concurso nacional de poesía Café Con-Verso Ciudad de Bucaramanga, 2012. Finalista del concurso nacional de minicuento 200 años, 200 palabras, Relata Cucuta, 2010. Poemas suyos han sido impresos en la Revista Golpe de Dados, Revista Auditorio, Revista Umpalá y el diario Vanguardia Liberal cuando existía el suplemento cultural. Concluyó estudios de Ingeniería Electrónica en la Universidad Industrial de Santander. Actualmente cursa Licenciatura en Estudios del Asia del Este e Historia en la Universidad de Montreal. En estos momentos se encuentra en Tokyo, mirando por una ventana muy seguramente.

El presente vídeo es resultado de un trabajo académico de la estudiante de segundo semestre de Comunicación social y periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana de Bucaramanga,
Carolina Gómez Díaz.

video


lunes, 29 de abril de 2013

Ex-Relato publicado en Punto en Línea, revista de literatura de la UNAM

Danny Yesid León dice ser estudiante de licenciatura en español y literatura de la UIS. La verdad es que perteneció al taller Relata-UIS en el 2010. Dos años después obtuvo el primer puesto en el VIII Concurso Internacional Buenaventuriano de Poesía y publicó su primer libro llamado Momento del decir. Recientemente parte de su trabajo ha sido publicado en la revista Punto en Línea, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Los dejo entonces con algunos de sus poemas y el enlace para verlo por allá en México: http://www.puntoenlinea.unam.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=748&Itemid=1




Sobre la guerra (selección)

Lamentación por un recluta


Algunos  dijeron que el poeta  no podía matar.
Pero estaban muy equivocados.
El que empuña la lira y entona tristes canciones
también sabe  tensar el arco,
cortar gargantas en la oscuridad
y corroer las vísceras con furia y  sevicia.
Algunos se fiaron de sus ojos mansos,
de sus delicadas manos
y no entrevieron el ardor del primer disparo,
esa   fogonazo de pólvora  en su sonrisa
mientras afinaba la pistola de la muerte .
Ah, debieron haberlo dejado con su  poesía,
debieron haberlo exiliado del mundo
como hacen con los locos y genios  incomprendidos.
Pero no, 
lo llamaron para la violencia,
le cambiaron su lira  por una bayoneta
y ahora no saben qué hacer  con tanta sangre,
con tantas palabras  perdidas
en el fragor de la guerra.




Monólogo de un veterano de guerra


He vuelto de la guerra
con tres costillas rotas,
con  las cicatrices de  la  pólvora,
con   ojos extraviados por el miedo
y  manos temblorosas.
No sabría decir qué me queda ahora
de lo que antes fui.
Sé que la sangre no es la misma
ni la vida que pende de mi aliento .       
Sé que las pesadillas me rondan
y son mis muertos en busca de venganza.
Ellos tienen la carne incorrupta,
los huesos hinchados
y un aliento de insepultos,
de cuerpos ateridos a las vestiduras,
manchados por el sol
y picoteados  por  los carroñeros.
Ellos buscan beber el agua turbia de mi cantimplora,
buscan extraviar las municiones,
atascar mi fusil.
Quieren verme perder la esperanza,
rendirme a su muerte,
a su muerte que es tan mía
ahora que he vuelto
y veo el mundo con ojos de  mortal.
Pero yo no decaigo con sus voces.
En las noches  despierto preso de las fiebre,
enciendo la lámpara ,
busco las cartas de mi madre
y curo mis heridas con sus palabras.
Mi madre sabía que lo único que volvería 
de la guerra conmigo, intacto,
serían sus palabras,
ese silencio que ahonda la boca de mis muertos
cuando más los escucho.




 Poema después de la guerra


Me dijeron que podía regresar a casa
si hería de muerte al enemigo.
Entonces fui hasta ellos como un loco,
les arranqué los ojos
y bebí su sangre  en señal de valentía.
No sentí remordimiento ni llanto alguno.
Eran sus vidas o mi muerte en la trinchera.
Por eso, señores,  estoy de regreso en mi casa:
porque aprendí a temerle a la compasión
antes que a la sangre derramada
y a los ojos desorbitados por el dolor,
esos ojos que pedían clemencia
cuando hendía mis dagas en su carne.
Por eso estoy de regreso:
porque me aferré al fusil  y hostigué a la muerte
aun cuando tenía cara de niño  y sonrisa  inocente .
Por eso, señores,    escribo este poema
ahora cuando  miro por la ventana
y pasan las nubes
y mis hijos juegan en el patio
y el viento arrastra hojas marchitas;
ahora mientras miro todo esto
y  pienso  en que tal vez el mundo y la vida
son  posibles sin una sola guerra.
Pero no me engaño,
tarde o temprano vendrán por mi cabeza
y entonces tendré que renunciar   al miedo,
buscar a tientas  la escopeta oxidada,
poner el dedo en el gatillo
y  decidir hacia dónde librar  mi último disparo.





Danny Yesid León nació en Bucaramanga, Colombia, el 17 de marzo de 1990.  Estudiante de la Licenciatura en Español y Literatura de la Universidad Industrial de Santander. Actualmente se desempeña como Consejero Municipal de Cultura. Perteneció al taller de escritura creativa del Ministerio de Cultura, Renata-UIS, en el año 2010. Fue cofundador del colectivo artístico La Mesa Esférica donde ha venido trabajando en la edición y publicación de trabajos de diversos escritores de Latinoamérica en el blog que administran. Textos suyos han aparecido en periódicos como Vanguardia Liberal y El Frente y en las revistas de poesía Luna Nueva y La Raíz Invertida.  Su poemario Momento del decir obtuvo el primer puesto en el VIII Concurso Internacional Buenaventuriano de Poesía.



domingo, 24 de marzo de 2013

El cuento de la semana


ÚLTIMAS COSAS DE UNA NOCHE
(Del libro Una ciudad llamada Bucaranada)
Fabián Mauricio Martínez González




Yo me canso de andar entaconada, me canso de eso y de las ambulancias. Aunque las ambulancias me crispan los nervios, mis bellos pies (esta noche con uñitas negras) no dan para tanto, y por eso termino sentándome en las escaleras de los edificios. Y es mejor, porque cuando andamos sentadas se nos notan bien las piernas y eso atrae más clientes. Una se sienta con los muslos bien apretados y la espalda derecha, pero cuando hay algún carro que lleva varios minutos dando vueltas hay que abrirlas y exhibirles lo que buscan.

Con las chicas hay competencia, pero una acaba por hacerse amiga de algunas. Hace unas noches, Luisa me prestó unas pestañas, las pestañas esas negras y largas que tanto me gustan. El tipo de la camioneta que me recogió dijo que le encantaron mis ojos, que acercara mi cara a su boca y le dejara lamer las pestañas, se volvió loco ahí mismo y acabó en un segundo. Las cosas que una tiene que ver. La gente que viene a buscarnos es rara: cuando hablan no miran a los ojos y quieren que todo pase muy rápido. Aunque claro, hay quienes se toman su tiempo y llegan con exigencias increíbles. Luisa contó que la otra noche dos tipos la recogieron, la llevaron a un motel, la desnudaron, la amarraron a una cama y la pusieron a mirar cómo se consentían y se hacían cositas entre ellos. Las cosas que una tiene que oír.

Luisa se anima, corre hacia un auto, menea el trasero, se agacha junto a la ventana, recibe un escupitajo, recoge una piedra, le apunta al carro que huye, lanza madrazos. Golpea un muro con sus manos. Cálmate Luisa.

A mí me pasan otras cosas, a mí me encanta dejarme llevar por esa inclinación que una tiene hacia lo prohibido, hacia lo peligroso. Cuando vienen los callejeros, los arriados, los que caminan con ganas de meterlo rápido en cualquier esquina, se me alborota la melena y me los llevo a los rincones de siempre. Una, dos, tres cuadras. En la puerta de una bodega. Dinero rápido. Sudor. Labios mordidos. Jaladita de pelo. Auuu. Arrggg. Cuadritos de papel higiénico. Una, dos, tres cuadras. Las chicas de nuevo. Maricona regalada, grita alguna. Sucia, grita otra. Me paro en la esquina, me arreglo el vestido, pinto mis labios, me miro en el espejo pequeño del bolso, la boca me queda roja y bonita.

Una ambulancia le prende fuego a la avenida con su escándalo de sangre y huesos rotos. Si una se pusiera a contar todas las ambulancias que pasan en la noche acabaría trastornada. Luisa está sentada en las escaleras sobándose la mejilla del escupitajo, las demás se afanan, se esfuerzan, se atreven. Los tacones yendo y viniendo. El frío que sube por las piernas. Las manos frotando los muslos. Dame un tinto, papito (el hombre de los tintos me sirve uno). Gracias, papito (el hombre de los tintos guiña el ojo y se aleja empujando el carrito).

Hay viene mi Emperatriz a charlar un rato. A matar el aburrimiento con sus hermosos ojos verdes.  Emperatriz me cuenta que tiene a un peladito enamorado esperándola en el cuarto, un niño hermoso de colegio.

—Y entonces Empera, ¿qué vas hacer?, vas a dejar de verte con el viejo amargado ése.
—No, mi vida, ni loca- Emperatriz saca un paquete de cigarrillos, me ofrece uno, tomo dos, ella prende
el suyo, le da unas buenas chupadas, mueve la mano continuando con lo que está diciendo- si ese señor
es mi cliente fijo y, además, me paga muy bien.
—Pero ese viejo es un ogro hijueputa, no sé cómo lo soportas- le digo mientras me meto los cigarrillos
entre las tetas.
—Aish no exageres, conmigo es diferente- fuma profundamente, mira para una esquina, mira para la otra —además siempre viene puntual los días diez de cada mes.
—Oye, sí, Empera, es un relojito el viejo ése.
—Claro, y con lo que me paga vivo bien unos buenos días, y no te imaginas las cosas qué hace y dice —enciende otro cigarrillo con la colilla del primero— está loco mi señor Del Campo.
— ¿Así se llama? —le pregunto, cruzándome de brazos. Qué frío tan hijueputa.
—Pues así me dice que lo llame. Emperatriz arruga la cara, saca la lengua, escupe, estrella el cigarrillo
contra el suelo. —Además, ¿qué importa cómo se llama?...
—Uy, mi Empera, pero volviendo a lo del chinito, qué rico irse a la casa y que la estén esperando a una, con la camita calientita y más si es un niño de colegio- me muerdo el labio, dibujo con mi mano una curvita, grito eufórica, abrazo a Emperatriz.
—Ay ya —me aparta de su lado— además, qué dices, no dizque andas viviendo con La Luisa.
—Uish…vivimos en el mismo cuarto, pero no tenemos nada entre nosotras- Emperatriz se ríe. Los dientes amarillos contrastan con su labial rosa.
—Eso es lo que ahora dices, pero un día de estos van a acabar haciéndose rico mijita- nos carcajeamos,
miramos hacia el edificio. Emperatriz me da una nalgada suavecita. Desde las escaleras, Luisa nos mira con algo parecido a la curiosidad. Se le enciende la sangre. Sabe de qué hablamos la Luisa.

Amanece. Un auto negro se estaciona junto a nosotras. Los ojos verdes de Emperatriz me miran con asombro. La ventanilla del auto se abre. El tipo no se anda con rodeos, dice que quiere pasar el día con una de nosotras. No me le mido. Emperatriz sí. ¿Y el peladito?, la retengo del brazo, Emperatriz me quita la mano con suavidad, se encoge de hombros, bisnes ar bisnes querida. Se sube al auto. Amanece. El auto negro se aleja. Saco un cigarrillo, lo enciendo. Otra sirena, otro enfermo, otro herido, otro muerto. Fumo y aprieto el alma para no destemplarme. Otras luces azules y rojas que golpean brutalmente las puertas de la ciudad.

Luisa se acerca arrastrando un viento enredado en su melena, está pensativa, me mira como no me gusta, con esa mirada que aún conserva la tristeza de los ojos masculinos. Me dice que la noche le ha parecido una mierda. Pobre Luisa, aún no se acostumbra; aquí una tiene que volverse dura y fría (a pesar de las ambulancias) y Luisa no lo es, no lo será nunca. Cálmate, Luisa.

Pronto la ciudad estará llena de buses y la gente no querrá vernos, como si fuéramos murciélagos de dos patas sueltos a la luz de la mañana. Se ponen violentas, idiotas, salvajes las personas con estas cosas. Mejor vamos Luisa, yo pago el taxi.

Los pájaros vuelan por el cielo roto del amanecer. Luisa arregla la carrera con un taxista, el tipo no tiene problemas en llevarnos. El taxi avanza por la avenida y el taxista no para de mirarnos por el retrovisor. Se relame el bigote, piensa en porquerías, no dice una palabra el taxista. Las droguerías, cafeterías y oficinas, abren sus puertas a lado y lado de la avenida. La ciudad pierde la gracia cuando la noche se acaba, el sol que se asoma por los cerros orientales, la gente que empieza de nuevo, mientras nosotras huimos a nuestros cuartos. Las cosas que una tiene que hacer.

Miro mi cara en el espejo pequeño del bolso y sé que se verá horrible sin maquillaje. Bostezo, me resbalo por el asiento, me recuesto en el hombro de Luisa.
—Esta noche necesito mis pestañas —dice Luisa sin disimular su vozarrón.

El taxista mira por el retrovisor esperando mi respuesta. Lo miro fijamente y el tipo se achanta, hace que oye la radio, mira la carretera, se fija en las señales de tránsito.
—Te las doy de una vez –me incorporo, me pongo de mal genio, cruzo las piernas.

Luisa me mira, yo me quito la primera pestaña, Luisa me detiene, me acaricia el muslo con sus manos, los ojos del taxista se le salen de la cara, los besos ásperos, las caricias en las mejillas de Luisa.
—Sí, ya lo sé, otra vez con barba.
—No me importa —le respondo.

Al despertar, una encima de otra, sonrío con algo parecido a la felicidad, una cosa rota, llena de huecos, pero dichosa con la luz de un día ya avanzado tras las cortinas. Es una lámina fría en la que floto tranquila, un trozo de cristal que es despedazado por la voz de Luisa:
—Aún no me devuelves la segunda pestaña, ladronzuela.


Arranco la pestaña de mi ojo, la tiro sobre el desorden de pelucas y collares a los pies de la cama. Me levanto y camino hasta el baño, orino parada y no me molesto en cerrar la puerta. Un escalofrío recorre mi espalda, distingo mi rostro en el agua revuelta del retrete y el de Luisa que se asoma sobre mis hombros. Una sonrisa muy parecida a la amargura se dibuja en mi boca:
—Definitivamente me veo inmunda sin maquillaje






Fabián Mauricio Martínez González nació en la madrugada de un sábado 14 de junio en Bucaramanga, ciudad donde estudió Literatura en la UIS. Mientras se embriagaba de cine, fotografía y literatura, conoció a sus mejores amigos y ganó la Primera Mención en los Concursos Nacionales de Cuento Universidad Externado de Colombia 2005, 2007 y 2008. A punto de graduarse, FMMG  se dedicó a dirigir talleres literarios en varios colegios de Bucaramanga, en la Universidad Industrial de Santander y en la Cárcel Modelo. En esas andaba cuando ganó el II Concurso Nacional de Cuento RCN y Ministerio de Educación Nacional en 2008, con el cuento “El Castillo”.
En 2010 se trasladó a Bogotá, contratado por el Ministerio de Educación Nacional, institución en la cual hace parte del Equipo del Plan Nacional de Lectura y Escritura, “Leer es mi cuento”. FMMG se encarga de investigar, redactar y editar los contenidos virtuales del micrositio del Concurso Nacional de Cuento, así como de la planeación, ejecución y desarrollo de varios programas, con un equipo colegiado entre el MEN, ASCUN y RCN.
En Bogotá ganó el I Concurso de Cuento del Instituto de Cultura y Turismo de Cundinamarca en 2011, con “Helado como la luna”. En 2012 recibió mención como finalista en los Premios de Literatura 2012, modalidad Cuento, del Taller de Escritores de la Universidad Central, TEUC, por el cuento “Fantasía de siamesas”. En 2013, recibió mención como finalista en el II Concurso Nacional de Cuento Fundación La Cueva, por el cuento “Personajes a la obra”.
FMMG ha publicado algunos de sus cuentos en el Magazín Cultural de El Espectador, es colaborador de la Revista DONJUAN y la Revista BOCAS de la Casa Editorial El Tiempo, y la Revista DOMINGO de El Universal de México. Ha publicado los libros Una Ciudad llamada Bucaranada, Editorial UIS; y Me llamo José Antonio Galán,  Editorial Norma.

sábado, 9 de marzo de 2013

Sobre los talleres de escritura


Por Miguel Castillo Fuentes


La primera vez que estuve en un taller literario fue en el 2003. Tenía 17 años y lo único que sabía hacer era leer. No tenía ninguna intención de ser escritor, solo fui invitado por un amigo a reunirme un sábado por la tarde en la Gallera de la Universidad Industrial de Santander para hablar de literatura. Debo decir que esta invitación fue clave, porque antes de ese día yo veía la literatura como un placer más, quizá de una forma superior a muchas cosas, pero sin embargo era solo eso, un placer que podía dejar en cualquier momento.
El taller se llamaba Umpalá. Su director en ese entonces era Hernando Motato, un profesor de literatura temido en la universidad pero que ese día vestía con camiseta de Hector Lavoe, un blue jean viejo y un par de alpargatas como zapatos. El resto del grupo reunido esa tarde era completamente heterogéneo; hoy recuerdo a un abogado, un camarógrafo de Caracol Noticias, varios compañeros de universidad, una comunicadora social venezolana recién graduada, dos ingenieros electricistas –uno con ojos de chino y el otro con un cabello enmarañado más camiseta blanca de Pink Floyd- y yo, un muchachito recién ingresado a la universidad. Lo primero que pensé fue que yo estaba equivocado, esto no podía ser un taller de literatura; lo segundo que pensé fue que la literatura era más de amigos que de académicos, y por eso mismo el profesor y todos los demás sonreían y se trataban como una pandilla de esquina de barrio antes que iluminados. Y precisamente esta fue la primera enseñanza que tuve sobre los talleres de escritura: son una cosa de amigos, de gente que se topa por culpa de la necesidad de escribir.

Antes del taller Umpalá escribía sin buscarlo; primero fueron cartas a una ex-novia que me abandonó y luego algunos intentos de poesía, uno de ellos leído en el colegio frente a todos los grados de la jornada de la mañana. Estos intentos de escritura no me afirmaron como escritor porque no lo era. No pensaba en la escritura como un fin propio, sino que lo hacía para recuperar a una mujer que creí amar y para cumplir con una tarea de la clase de español. Fue hasta que empecé a visitar al taller Umpalá que empecé a ver la escritura como un fin propio, y una vez entendido esto empecé a escribir.
El género que tomé fue el cuento, quizá porque la mayoría del grupo de Umpalá escribía cuento, o quizá también porque era lo que mejor se me daba. El caso es que fue difícil, primero porque lo que hacía no era más que una copia de escritores ya leídos como Edgar Allan Poe, y segundo porque la crítica recibida fue dura. Cuando escribí el primer cuento del que me sintiera orgulloso –lo que sucedió un año después de ese primer sábado de taller- creía que al leerlo en el grupo sería aplaudido, pensé que sería el escritor que estaban esperando y que esa noche la fiesta sería especial. Sin embargo, al terminar de leer los golpes contra el cuento fueron sin piedad.  “Es una historia que no recordaré”, dijo uno. Yo aguanté ese primer golpe sin decir nada, pero luego fueron los chistes sobre la historia y ahí solo pude aceptar que la historia era débil y estaba mal tratada; no era un cuento. Mi primer deseo de ser escritor fue destruido como un corazón de dibujos animados y grafitis de baño, partido en dos. Aun así la noche fue especial porque tenía la tristeza del amor no correspondido, pero especialmente porque aprendí algo nuevo sobre lo que es un taller de escritura: sinceridad.
Dos años después, y ya con Ricardo Abdahallah en la dirección del taller Umpalá, volví a escribir. En esa misma época abandoné mis estudios en la UIS y me dediqué a la enseñanza en un colegio de Piedecuesta. Daba clases de ciencias sociales, filosofía y política, pero por culpa del taller Umpalá -el cual entró a un proceso de reuniones en casas de sus integrantes, cosa que sirvió para aumentar la amistad entre el grupo- decidí crear mi propio taller de literatura en el colegio. Justamente aquí fue donde comprendí que la escritura se podía enseñar; esto último no lo digo porque yo ya fuera un escritor que entraba en la etapa de enseñar a escribir a otros, sino porque en ese proceso de repetición de la crítica aprendida en el taller Umpalá pude aprender de los resultados logrados por mis estudiantes. Un taller de poesía conformado por un profesor sin diploma y seis niñas no mayores de doce años fueron mi segunda escuela. Ese mismo año obtuve mi primer premio literario y algunos meses después empecé a llenar un cuaderno con varias ideas. Y fue gracias a estos dos talleres de escritura que el placer de la literatura se convirtió en un destino del que no quiero escapar.

Después de esto solo puedo decir que es gracias a los talleres de escritura que yo he podido formarme como escritor. Desde el 2003 hasta el 2012 solo he estado fuera de un taller por siete meses; una vez de regreso el verbo tallerear volvió a ser parte de mi vocabulario común y me reuní con mis amigos, los mismos que conocí en el taller Umpalá, y les enseñé lo escrito en el tiempo que pasé fuera, ya no con la esperanza del aplauso sino con la expectativa del comentario certero sobre cómo mejorar lo ya escrito.
      Entre el 2008 y el 2012 he pasado de ser un integrante del taller de cuento Relata-UIS Bucaramanga a trabajar en diferentes proyectos, siempre en el plano de los talleres de escritura. Los programas Literatura al aula, de Dirección Cultural UIS, y Libertad bajo palabra, del Ministerio de Cultura, han sido los proyectos recientes en los que la experiencia y el aprendizaje sobre la escritura aumentan. Porque es cierto que un escritor es un ser solitario, al menos al momento de trabajar, pero también es cierto que el taller de escritura permite avanzar con mayor rapidez en la difícil tarea que es la escritura.  

viernes, 15 de febrero de 2013

Participantes RELATA-UIS 2013

El taller de cuento Relata-UIS informa que de un total de 60 participantes a la convocatoria de inscripción, se ha seleccionado un grupo de 35 para dar inicio el próximo viernes 1 de marzo, en el Auditorio Zalamea de la UIS de 6 a 9 pm, al taller de cuento y escritura creativa. La selección se ha hecho tomando como punto de partida que el material enviado cuente algo, principio indiscutible del cuento. Lo segundo en tomar como punto de referencia para decidir quiénes harían parte del equipo Relata-UIS 2013 ha sido la acción en lo narrado; aquí entiéndase acción no como una sucesión de golpeas y patadas voladoras, sino como la claridad de que la narración funciona siempre y cuando esté pasando algo. De estos dos principios han sido seleccionados los nuevos integrantes del taller. 
Desde el 2008, año en que se inició este proceso en la Universidad Industrial de Santander, integrantes del taller de cuento de Relata-UIS han conseguido 5 premios del concurso nacional de cuento RCN y el Ministerio de Educación; un primer, un segundo y un tercer puesto en diferentes versiones del Concurso de Cuento ciudad de Barrancabermeja; más varios concursos de cuento tanto en el ámbito nacional como internacional (logrando publicaciones y victorias en Colombia y España). Estos logros han sido resultado de una lectura constante de grandes escritores, así como la crítica honesta y dura del trabajo personal de cada tallerista. Esto debe ser entendido y llevado a la practica por cada uno en su trabajo solitario de escritor. Porque ha pesar de que un escritor trabaja solo, obstinado en su obra, necesita de otros igual a él cada tanto, siempre para lo mismo, para hablar del último libro leído y por supuesto para que lea sin piedad lo escrito en el tiempo de ausencia. El taller no son los premios ni el afán de ser llamado escritor, sino que es el espacio donde nos reuniremos para hablar de literatura y ayudarnos así con la necesidad propia de lo que queremos escribir. 
Relatos, bienvenidos.

A continuación la listo oficial de participantes del taller RELATA-UIS 2013: 

William Cacua Gómez
Yuber Alejandro Galeano Traslaviña
José Daniel Fonseca Sandoval
Sandra Milena Camacho López
Wilmer Hernández Velandia
Sindy Carolina Pinzón Delanoy
Jose Luis Báez Girón
Fernanda Téllez Vega
Angie Sojana Ortíz Correa
Álvaro José Claro
Astrid del Pilar Martínez Fernández
Diana Lucía Viola Villamizar
Ánderson Javier Cárdenas Patiño
Braulio Mantilla Meza
John Edgar Castillo Cadena
Diana Pacheco
Marlon Téllez Angarita
Leidy Vanessa Acevedo Vasquez
Miyi Johanna Torres Bueno
Giovany García Vargas
Ángela Arévalo Gómez
Leidy Viviana Londoño Barbosa
Luis Lambis
Maximiliano Garavito Chtefan
María Alejandra Figueroa Vega
Valentina Pérez Romero
Carlos Augusto Morales Vega
Rafael Camilo Pardo Pérez
Teresa Alfonso Sánchez
Gerson Alberto Grimaldo Sánchez
Jovanny Díaz Camelo
Mónica Tatiana Cardona Muñoz
Juan Sebastián López Murcia
Idania Ortiz
Pablo Antonio Rangel




lunes, 11 de febrero de 2013

Celebración 65 años UIS, programación LITERATURA




Lunes 25 de febrero
Presentación del libro: DOS MAESTROS DEL MITO. ÁLVARO MUTIS Y PEDRO GÓMEZ VALDERRAMA

Hora: 5:00 pm
Lugar: Auditorio Ágora

Responsable: Dirección Cultura UIS



Martes 26 de febrero
Presentación del libro: RUIDOS EN EL TECHO, ANTOLOGIA DE CUENTO

Hora: 6:00 pm
Lugar: Salón Hormiga, sede UIS Bucarica

Responsable: Dirección Cultural UIS



Miércoles 27 de febrero
Presentación del libro: POESÍA DE HERNÁN VARGAS CARREÑO

Hora: 6:30 pm
Lugar: Patio Español, sede UIS Bucarica

Responsable: Dirección Cultural UIS



Jueves 28 de febrero
Taller de Escritura Creativa: JULIO PAREDES

Hora: 9:00 am a 12:00 m
Lugar: Sala Jorge Zalamea

Responsable: Dirección Cultural UIS



Jueves 28 de febrero
Conferencia: EL CUENTO EN COLOMBIA
Ponente: MILCIADES ARÉVALO

Hora: 3:00 pm
Lugar: Sala Jorge Zalamea

Responsable: Dirección Cultural UIS


Jueves 28 de febrero
Jardín de la Poesía: JACOBO CARDONA y SANTIAGO MUTIS

Hora: 7:00 pm
Lugar: Patio Español, sede UIS Bucarica

Responsable: Dirección Cultural UIS



Viernes 1 de marzo
Taller de Escritura Creativa: BETUEL BONILLA

Hora: 9:00 am a 12:00 m
Lugar: Sala Jorge Zalamea

Responsable: Dirección Cultural UIS





Viernes 1 de marzo
Taller de Poesía: BEATRIZ VANEGAS y OMAR ORTIZ

Hora: 9:00 am a 12:00 m
Lugar: Sala Gustavo Gómez Ardila

Responsable: Dirección Cultural UIS




Viernes 1 de marzo
Premiación Concurso de Cuento y Poesía UIS 2012

Hora: 3:00 pm
Lugar: Auditorio Camacho Caro

Responsable: Dirección Cultural UIS

viernes, 1 de febrero de 2013

PROGRAMA DEL TALLER DE ESCRITURA CREATIVA RELATA-UIS, BUCARAMANGA-2013

Diseñado por: Miguel Castillo Fuentes

OBJETIVOS GENERALES: Ofrecer a los asistentes las herramientas para abordar con eficacia la escritura en el género del cuento. Se espera que sus asistentes desarrollen un estilo de trabajo al tiempo de un proyecto de libro. En el aspecto del grupo, el taller espera reunir un material suficiente tanto en cantidad como en calidad literaria para publicar en un libro, resultado de los ocho meses de trabajo planteados.

CONTENIDOS:
-) Lectura de maestros escritores: Este año el taller se enfocará en escritores del renombre de Truman Capote, Guillermo Cabrera Infante, Ernes Hemingway, Raymond Carver, Jack London, Haruki Murakami, Flanery O'Connor y Julio Ramón Ribeyro, pero a su ver se deslizará por el mundo de otros escritores menos reconocidos en el mundo de los talleres literarios, como son el caso de Marcelo Lillo, Paul Collins, Adam Troy-Castro, Dan Simmons, Doris Lessing, Dino Buzzati, Slowir Mrozeck y Woody Allen. También acudiremos a la narrativa colombiana contemporánea como Gerardo Ferro Rojas, Andrés Mauricio Muñoz, Johan Rodríguez-Bravo, y también un autor santandereano prácticamente desconocido: Tomás Vargas Osorio.
-) La creación narrativa: ¿Por qué escribir y sobre qué? / Minificción: ¿existe el cuento corto? (De qué hablamos cuando hablamos de cuento) / Descripción: la poética del cuento / Estructura: la arquitectura del cuento (comienzo y final, corpus, la creación del espacio, sub-historias en el cuento, personajes y narradores) / Temas y argumentos (Amor, guerra, soledad, locura, fracaso, deporte, futuro) / El humor en la literatura.
-) Producción textual: Escritura, lectura, reescritura y revisión de los textos de los talleristas.

Marzo 1
¿Por qué escribir y sobre qué?
Bievenida a los integrantes del taller de cuento. Fichas de inscripción. Presentación y entrega del cronograma del taller RELATA-UIS Bucaramanga 2013. Proyección documental "Walth Whitman, Experiencia americana". Con la imagen del gran Whitman empezamos a responder la pregunta de sobre qué escribir. Entrega de material narrativo.
Marzo 8
Lectura de los cuentos "La inspiración", de Isaak Babel; "Los heridos", de Reynaldo Arenas; "El mago", de Dino Buzzati; "La historia del hombre", de Sherwood Anderson y "Variaciones de Víctor Materazzi", de Fabián Martínes. Posteriormente se entregará material teórico del cuál será discutido en base con los cuentos leídos.
Marzo 15
Lectura de los cuentos "Tubaduiza espera a Diógenes Almeida", de Andrés Mauricio Muñoz; "El secreto del escritor", de Dino Buzzati; "Gómez Palacio", de Roberto Bolaño; y "Ausente por tiempo indefinido", de Julio Ramón Ribeyro. Primer taller de corrección de textos de los asistentes al taller (Esta corrección se realizará con los cuentos enviados a la convocatoria).

Marzo 22
Minificción: ¿Existe el cuento corto?
Proyección de cortometrajes. Charla introductoria a la minificción y entrega de material narrativo y teórico. Lectura de material teórico para posteriormente compararlo con los cortometrajes proyectados.
Abril 5
Lectura de los cuentos "Escalofriantes", de Thomas Bailey Aldrich; "El teléfono", de Johan Rodríguez-Bravo; "Mr. Jones", de Truman Capote; "El vengador", de Ánton Chéjov; "La década perdida" y "Tiernamente adorables", de Francis Scott Fitzgerald; "Los observadores", de Ray Bradbury; "El concierto", de Augusto Monterroso; "Las vísperas de Fausto", de Adolfo Bioy Casares; "Vida matrimonial", de Quim Monzó; "El lago", de Slawomir Mrozek; "Todos es verde", de David Foster Wallace; y "Días en prisión", de Rodrigo Horta Charry. Comparación entre lecturas hechas y la discusión del taller anterior sobre el cuento y la minificción. Abril 12 Ejercicio de escritura. Una vez escritos sus textos, cada asistente leerá el resultado. Una vez hecho esto, se harán comentarios sobre los textos escritos; estos comentarios estarán centrados en lo dicho en las sesiones pasadas sobre la minificción y los aspectos necesarios en un cuento para ser cuento.

Abril 19
La poética del cuento
Entrega y lectura de material teórico sobre la poesía en el cuento. Proyección de la película "El cielo sobre Berlín".
Mayo 3
Lectura de fragmento de cuentos y novela donde la descripción asume una figura poética. Ejercicio de escritura basado en describir escenas, personajes y objetos. Lectura del ejercicio.

Mayo 10
Estructura: La arquitectura del cuento
Charla sobre el cuento y su estructura guiada por el escritor invitado.
Mayo 17
Entrega de material teórico sobre la estructura del cuento, y primera entrega de material narrativo donde la estructura es de vital importancia para el logro mismo del cuento. Proyección de la película "Reprise".
Mayo 24
Discusión sobre el material teórico entregado en la sesión anterior comparado con la película proyectada. Lectura de los cuentos "En el bosque", de Ryunosuke Akutagawa; "Tan muertos como yo", de Adam Troy-Castro; "Un día perfecto para el pez plátano", de J.D. Salinger; y "Por suerte, el ejecutivo de cuentas sabía practicar la reanimación cardiopulmonar", de David Foster Wallace. Entre la lectura de cada cuento se discutirá sobre el corpus del mismo y cómo esta estructura narrativa es la clave para poder narrar la historia.
Mayo 31
En esta sesión se abordará uno de los elementos principales del cuento: el narrador. Para poder abordar las diferentes clases de narrador que puede tener un cuento se leerá "Gordo", de Raymond Carver; "La capital de mundo", de Ernest Hemingway; "Caminar sobre los anillos de Saturno", de Paul Collins; y "Correspondencia", de Carson Mc'Cullers.
Junio 7
En esta sesión los cuentos que se leerán tendrán como principal tema de discusión el punto de vista del narrador ante la historia. Los cuentos que se leerán son "La torre Eiffel", de Dino Buzzati; "La voz de la tortuga", de Guillermo Cabrera Infante; "Pez volador", de Eloy Tizón; y "Macario", de Juan Rulfo.
Junio 14
El dialogo como elemento narrativo será el tema a discutir en esta sesión. Para esto se repartirá nuevo material teórico y narrativo. Se discutirá al respecto, dando paso posteriormente a la lectura de "Un canario para regalar", de Ernest Hemingway; "¿Por qué no bailan?", de Raymond Carver; "La mujer del otro", de Abelardo Castillo; y "Detectives", de Roberto Bolaño. La lectura de este último cuento se hará a dos voces con el fin de identificar con mayor facilidad las claves narrativas del cuento.
Junio 21
En esta sesión se hablará sobre la importancia del manejo de espacio en el cuento. Se leerá nuevo material teórico seguido de la lectura de "El hombre de fuera de la ciudad", de Sheila Heti; "Interior L", de Julio Ramón Ribeyro; "Infancia" y "La aldea negra", de Tomás Vargas Osorio; "Galeona" de Slowir Mrozeck; y "Electrodomésticos", de Ferro Rojas.
Julio 5
El arte del inicio y el final del cuento. Resuelto el amplío mundo que rodea una historia es el momento de empezar a escribirla. Lectura de los cuentos "La madre de Ernesto", de Abelardo Castillo; "Una cuestión temporal", de Jhumpa Lahiri; "El espejo", de Haruki Murakami; "Teoría del hueco", de Eloy Tizón; y "El Colombre", de Dino Buzzati. Ejercicio de escritura para desarrollar fuera del taller.
Julio 12
Sesión de lectura y corrección de textos de los asistentes al taller. Se trabajarán los aspectos formales, técnixo y creativos de cada cuento.

Julio 19
Temas y Argumentos
Se repartirá nuevo material teórico sobre las diferencias entre Tema y Argumento en el cuento. Se discutirá al respecto y posteriormente se proyectará la película de ciencia ficción "Blade Runner", esto con el fin de mostrar las múltiples formas que puede tener un tema cualquiera, aprovechando a su vez la cantidad de posibles temas que aborda la película como lo son la soledad, la muerte y el amor. Al finalizar la película se entregará el material narrativo correspondiente a cuentos de ciencia ficción para ser leídos fuera del taller. Los cuentos son "Antes del Edén", de Arthur C. Clark; "La tercera expedición", "Los largos años" y "Un picnic de un millón de años", de Ray Bradbury.
Julio 26
(A partir de aquí el taller abordará ciertos temas específicos, empezando con uno de los más comunes: el amor. Con esto se busca que cada tallerista empiece a desarrollar un libro de cuento en el cual, como hilo conductor, un tema cualquiera) En esta sesión, dedicada al amor como tema, se leerá "Belvedere", de Raymond Carver; "Pequeña Circe", de Dino Buzzati, "Bajo el agua", de Junot Díaz; "El fin de algo", de Ernest Hemingway; "Mi hombre" y "Amor ciego", de Rosa Montero; "El hombre de hielo", de Haruki Murakami; y "Las pieles de mamá", de Mercedes Abad.
Agosto 2
El tema para abordar en esta sesión será la guerra, a propósito de una literatura de la violencia colombiana. Los cuentos a leer son "Comienza el desfile", de Reinaldo Arenas; "El viejo en el puente" y "En otro país", de Ernest Hemingway; y "Una noche sin estrellas", de John Bustos Puentes.
Agosto 9
En esta sesión se usará el deporte como trasfondo narrativo. Los cuentos a leer son "Buba", de Roberto Bolaño; "Carrera de persecución", de Ernest Hemingway; "El Pibe Cabriola", de Sergio Ramírez; "El ganador", de Charles Bukowski y "Una posición desfavorable", de Julio Paredes.
Agosto 16
La soledad como tema será el cauce de esta sesión. Los cuentos a leer son "La foto de la clase de este año", de Dan Simmons; "Un recuerdo navideño", de Truman Capote; "Una anciana y su gato", de Doris Lessing; y "Los pueblos silenciosos", de Ray Bradbury.
Agosto 23
La locura y todo lo que nos permite hacer en un cuento. Los cuentos a leer son "Gente que baila sola", de Marcelo Lillo; "Madame Zilensky y el rey de Finlandia", de Carson Mc'Cullers; y "El marqués y los gavilanes", de Julio Ramón Ribeyro.
Agosto 30
Y la máxima literaria desde el Quijote: el fracaso como tema literario. Los cuentos a leer son "Té literario", de Julio Ramón Ribeyro; "En busca de la pareja eléctrica", de Enrique Vila-Matas; y "Por un bistec", de Jack London.
Septiembre 6
Ejercicio de escritura. En esta sesión cada tallerista tendrá un tiempo no mayor a una hora para escribir un texto basado en cualquiera de los temas tratados en los talleres pasados. Una vez terminado el tiempo de escritura se hará una revisión de lo escrito donde volverá a plantearse los aspectos técnicos, formales y creativos vistos a lo largo del taller.

Septiembre 13
El humor en el cuento
En esta sesión se proyectará la película "Man on the moon", esot con el fin de abordar un argumento pocas veces tratado en la literatura nacional: el humor.
Septiembre 20
Charla sobre el humor dada por el escritor invitado. Entrega de material narrativo para leer en la próxima sesión.
Septiembre 27
Recapitulación de lo dicho sobre el humor en la literarua, y lectura de los cuentos "Para acabar con las películas de terror", y "El hombre inconsistente", de Woody Allen; "Una charla sobre historia contemporánea" y "La venganza", de Slowir Mrozek; y "Las viudas", de Jesús Antonio Álvarez.

Octubre 4 y 11
Carpintería y ebanistería final
Estas dos últimas sesiones serán empleadas en su totalidad a la lectura, crítica y corrección de la producción escrita de los asistentes al taller (dos por tallerista). De este trabajo final del taller de RELATA-UIS Bucaramanga se espera publicar un libro que mostrará la calidad y el empeño dado por sus asistentes a lo largo del año 2013.





Miguel Castillo Fuentes

(San Gil, 1985) Estudiante de Lic. en español y literatura de la Universidad Industrial de Santander. En el 2003 ingresó al taller literario Umpalá y en el 2009 se une al taller de escritura creativa RELATA-UIS Bucaramanga. Ha sido finalista en varios concursos nacionales de cuento.Publicó en el 2010 su primer libro, Peces para un acuario (cuentos que en su mayoría han sido publicados en el Magazín Cultural de El Espectador). También ha publicado en las antologías de cuento Demasiado jóvenes para morir (cuentos de la Generación del Abandono), Líneas de sombra (antología de cuentos del taller RENATA-UIS), Antología Nacional de Relata 2011, y el libro Ruidos en el techo (Nueva antología de cuento santandereano). Ha sido tallerista de cuento del programa Libertad bajo palabra, del Ministerio de Cultura, en la cárcel Modelo de Bucaramanga. Actualmente trabaja en el proyecto Literatura al Aula y dirige el taller de cuento RELATA-UIS Bucaramanga.