martes, 30 de septiembre de 2008

Pablo Montoya y la escritura creativa


Aproximaciones a la escritura con Pablo Montoya


¿Cómo debería abordar un escritor el tema de la violencia que vive su país? Planteando esta pregunta Pablo Montoya inicia su primer encuentro con los participantes del Taller Renata de Cuento que adelanta la UIS con el apoyo del Ministerio de Cultura. El escritor, el artista, no puede aislarse a sí mismo en una burbuja impermeable a los eventos que día a día conmocionan a la sociedad pero tampoco debe dejarse llevar por la descripción amarillista y superficial que se convierte en casi una apología del delito al presentar exaltadamente la vida y hechos de los criminales del momento. En otras palabras, no hay que olvidar que, ante todo, se debe producir buena literatura.

En un acercamiento similar al usado por Esquilo en su obra Los Persas (que representa la victoria de los griegos en la Batalla de Salamina desde el punto de vista de los derrotados), Montoya afronta los conflictos sociales y políticos mostrando el modo como los afectados lidian con ellos en su vida cotidiana. Esto se puede apreciar en su libro de cuentos Réquiem por un fantasma compuesto de nueve narraciones que, en su mayoría, están basadas en anécdotas reales conocidas o vividas por el escritor. Noche de luna llena habla de una visita turística de medianoche al cementerio de San Pedro de Medellín; El ángel negro cuenta la historia de un poeta, amigo de Montoya, que se enfrenta a paramilitares con versos malditos; Antígona realiza un paralelo entre el montaje de esta obra clásica en una comuna pandillera y el sufrimiento de la protagonista por encontrar y enterrar a su propio hermano.

La experiencia subjetiva del escritor atraviesa toda su obra y éste es el siguiente asunto discutido en la charla. Cuando habla de hechos contemporáneos, el escritor los percibe directamente y luego los filtra por medio de su sensibilidad; pero cuando se trata de eventos pasados, ¿cómo adquirir esa vivencia? Pablo Montoya se enfrenta a este problema durante la creación de su novela Lejos de Roma que recrea los últimos años de exilio del poeta Ovidio en la antigua ciudad de Tomis (hoy Constanza), al oeste del Mar Negro. Una opción consiste en recorrer los pasos del protagonista, visitando los lugares en que éste vivió e impregnándose lo máximo posible de su ambiente, tal como lo hace Marguerite Yourcenar, quien transita gran parte del territorio de lo que fue el Imperio Romano para su célebre novela histórica Memorias de Adriano. Sin embargo, el escritor menos pudiente utiliza la documentación bibliográfica extensa, a lo que recurre Montoya estudiando todos los trabajos escritos sobre Ovidio y su época junto con los que éste poeta escribió y leyó. De otra parte, ¿cómo manejar el tema histórico? ¿Siendo rigurosamente fiel a los hechos? ¿Controvirtiéndolos? Montoya alude a la definición de Aristóteles que recuerda que la literatura, conservando cierta verosimilitud, cuenta lo que pudo haber sido, no lo que fue.

Finalizando la sesión, Pablo Montoya comenta su publicación La sinfónica y otros cuentos musicales, que se desarrolla alrededor del tema de la música o, más específicamente, de los músicos. Para estas narraciones, Montoya (quien también es músico profesional) no sólo utiliza la música como sujeto sino además como medio al escribir algunas de ellas siguiendo estructuras de composiciones musicales. Un ejemplo es el cuento Madrigal que relata el crimen pasional del Príncipe de Venosa a través de las cinco partes que conforman tal forma musical. Este recurso ha sido utilizado por otros escritores como Cortázar en El perseguidor, que se apoya en la estructura de improvisaciones del jazz, y por Alejo Carpentier, a quien Montoya reconoce como su primera y gran influencia.

El siguiente encuentro con este escritor tendrá como punto de partida su novela La sed del ojo, situada en el contexto del surgimiento de la fotografía, continuando el análisis de la relación de la literatura con las demás artes.